×

Noticias

Yo elijo ser Feliz

viernes, 06 enero 2017 - 9:06 am

Hoy saldré a encontrarme con todo lo bueno que la vida me tiene preparado

¿Con qué actitud has salido hoy de casa? A veces, llegamos a pensar que todo lo bueno parece haberse desvanecido de nuestro día a día. Que nuestro presente no es más que una compleja madeja de adversidades donde nada parece solucionarse.
Sin embargo, a pesar de no poder elegir muchas de las cosas que nos suceden, tenemos la opción de encararlas del mejor modo posible: con valentía, coraje y aumujer-soplando-un-diente-de-leóntoconfianza.
Recuérdalo bien. Eliges cada día qué ropa te pones, qué peinado  llevas y qué vas a desayunar.
¿Por qué no decidimos también calzarnos con nuevas esperanzas? ¿Por qué no elegir la coraza de la fortaleza, el optimismo y la valentía para sacar lo mejor de nosotros?
Lejos de ver esta idea como un simple propósito espiritual o cargado de un exceso de psicología positiva, vale la pena ahondar en ello.
Hablamos ante todo de “programar nuestro cerebro”. De crear un nuevo pensamiento para dar paso a una emoción capaz de cambiar nuestra realidad.
Te explicamos cómo llevarlo a cabo.

Me propongo sacar lo mejor de mí para hallar todo lo bueno de la vida

 
Algo que todos sabemos es que hay personas que, de algún modo, afrontan mejor las dificultades.
Puede ser que dispongan de estrategias aprendidas mediante un enfoque psicológico. Sin embargo, lo más habitual es que haya quien, de modo natural, disponga de esa capacidad llamada resiliencia, con la cual, encarar los hechos complejos con más positividad.
Ahora bien, puesto que ninguno de nosotros somos inmunes a esos días oscuros donde nos abraza el desánimo, vale la pena conocer de qué manera podíamos lograr este cambio de actitud.
Esa apertura emocional y psicológica donde ser más receptivos a lo bueno.
Te proponemos reflexionar sobre los siguientes aspectos.

En primer lugar, toma conciencia de tus capacidades

Seguro que alguna vez habrás experimentado lo siguiente. Ante un mismo hecho dos personas reaccionan de modo diferente. ¿Cómo puede ser?

Fuente: Mejor con salud