×

Opinión

Construyendo un Chile más integro desde sus cimientos

jueves, 25 julio 2019 - 11:21 am

Hace algunos días, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) entregó un estudio en el cual indicó que cerca de un tercio de los desocupados en el país son profesionales. En su mayoría (cerca del 95%) son estudiantes recién titulados y que aproximadamente llevan tres meses buscando empleo.

Esto ocurre por la falta de habilidades blandas: que son el resultado de la integridad entre las habilidades sociales, de comunicación, de personalidad y la capacidad de relacionarse con los demás. Herramientas que son entregadas por la experiencia, según señalan los expertos.

Es este el punto que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera quiso considerar y materializar con la Ley de Jornada Parcial Alternativa para Estudiantes Trabajadores y, de esta forma, lo entendieron en el Congreso Nacional al momento de aprobarla, porque es fundamental aumentar las posibilidades de empleo y así mayor experiencia a nuestros jóvenes.

Esta iniciativa es parte del proceso de proyectos de ley que está impulsando el Gobierno en materia laboral, junto a los proyectos que aún están en marcha: Sala Cuna Universal, de Modernización Laboral, Reforma a las Pensiones y la Modernización del Sence.

Con la ley de Jornada Parcial Alternativa para estudiantes trabajadores se pretende beneficiar a jóvenes de entre 18 a 24 años que estén estudiando una carrera universitaria o técnica, pero además de formar parte de la educación superior formal se encuentren insertos en el mundo laboral, con, en su mayoría,  trabajos de media jornada como fuente de ingresos económicos. Compatibilizando de esta forma el estudio y el trabajo.

Es una medida de nuestro Gobierno para reconocer el esfuerzo que realizan numerosos jóvenes estudiantes del país. A su vez, identificar estos años de trabajo como experiencia laboral al momento de postular a un puesto en la especialidad de sus estudios técnicos o profesionales, ya teniendo interiorizadas habilidades blandas que fueron adquiridas y reforzadas en sus años de estudiantes trabajadores.

Esta nueva normativa busca aumentar y revitalizar el empleo formal de los jóvenes estudiantes, manteniendo vigentes todos sus beneficios sociales, tales como becas estudiantiles o asignaciones familiares, de igual forman podrán conservar su condición de carga en salud.